viernes, 23 de junio de 2017

PRUEBAS QUE SE HACEN EN CONSULTA PARA DESCARTAR PROBLEMAS DE LA COLUMNA VERTEBRAL.



      En 1984-1985  tras aprobar la oposición a la convocatoria de plazas (3) de Pediatría de la Diputación General de Aragón para la CAMPAÑA PILOTO DE SALUD ESCOLAR EN ARAGÓN, se nos envió a la Unidad de Columna del servicio de Traumatología durante un tiempo para aprender a explorar las columnas de los escolares aragoneses.
      Tras ese aprendizaje incorporé dicha exploración en los controles del niño sano, así que llevo haciéndolo más de 33 años.

 

Se coloca al niño de espaldas, yo prefiero con el calzoncillo o la braga para que el paciente no se sienta tan desnudo, y el top en las niñas mas mayorcitas.
 
ALINEACIONES  FUNDAMENTALES: 
       ALINEACIÓN O ALTURA DE LOS HOMBROS: será lo primero en observarse, puede indicar escoliosis, dismetría de piernas, o aumento muscular de ese brazo-hombro por deporte.
       ALINEACIÓN DE LA PUNTA BAJA DE LAS ESCÁPULAS U OMÓPLATOS: muy indicativo de posible escoliosis. En la fotografía se aprecia ya una gran diferencia, pero a la más mínima se harán los controles cada 3/6 meses.

       ALINEACIÓN DE LAS CRESTAS ILÍACAS O CADERAS:La mayoría de las veces se debe a una diferencia de alturas de las piernas o dismetría. Luego lo podremos comprobar mejor con otra prueba.

SIMETRIA DE LOS ANGULOS ENTRE CADERAS, TORAX Y BRAZOS: un claro signo de comienzo de escoliosis.

TEST DE LA PLOMADA:
Echando la cabeza hacia atrás se sujeta con un dedo una plomada en la protuberancia occipital y se deja caer a lo largo de la columna, más que indicarnos si las apófisis de las vértebras coinciden con la línea, nos sirve más por su desplazamiento a izquierda o derecha de la línea media de las nalgas, indicándonos el lado inverso de la pierna más alta. También nos indicara la posible separación de la línea en la lordosis, y dependiendo si también hay cifosis.

Para una mayor certeza del signo de la plomada, deberán disponer de algunas tablas de diferentes grosores y ponerlos debajo del pie donde se haya desplazado la pomada y ver si así se rectifica, eso orientará si la dismetría es mayor o menor de 0,5-1,0 centimetros.

En la siguiente exploración INCLINACION HACIA DELANTE diremos al paciente que se doble por la cintura hacia adelante formando un ángulo aproximado de 90º.

  Ahí podemos comprobar la diferencia de alturas (si existe) de la “GIBA” que puede medirse con un “escoliómetro” o Test de Adams.
Antes de incorporarse pasamos dos dedos con un espacio en medio para pasar por ahí de arriba debajo de la columna apretando todo a lo largo de la columna, así dejará un grafismo enrojecido que al incorporarse nos dará la línea vertical aproximada de la columna.
      Y todo esto se hace en cada control del paciente.